Creo que es hora de presentarles a los que me han acompañado en todos los momentos, buenos y malos… La Virgen dice que "…las señales están dadas y dichosos los que las sepan ver".

Cuando la conocí, a Alba, sentí una necesidad de protegerla… me llamaba la atención su carácter de aparente indiferencia y firmeza ante los acontecimientos del día a día y recuerdo aún, como se asustó mucho cuando la Virgen lloró por primera vez, de hecho no vino ese día sino su mamá. He visto como han crecido sus hijos, bien formados. Alba tiene la suerte de tener a unos padres maravillosos, la Sra. María y al Sr. Melquíades, quienes la cobijaron en su casa para que ella pudiese dedicarse a la educación y formación de sus hijos, pues tenía en cierto modo tranquilidad económica y trabajaba con las flores para pagar los estudios de ellos.

Alba fue incondicional durante muchos años, dejando todo lo que tenía que hacer para ir a atenderme cuando tenía los estigmas… para mí es alguien muy especial a la que amo con la profundidad que la Virgen me enseñó a tener; a veces recuerdo con nostalgia esos primeros años cuando éramos tan unidas y siempre habrá en mi corazón una oración hacia ella, como lo dije anteriormente; su marido la dejó con tres niños pequeños y hoy que los veo hombres y profesionales, me siento muy orgullosa de ellos, pues siempre los vi crecer al lado mío como mis propios hijos.

La Virgen Santísima con la ayuda del padre Luis David, la guió en su camino a pertenecer al Carmelo, el 16 de Julio de 2010 se consagró a la Virgen del Carmen, ¡qué regalo tan maravilloso!... y ahora Alba se mueve entre la Iglesia San Nicolás de Bari y el recinto donde esta la manifestación de la Virgen, Su Lugar Sagrado.

Quisiera hablar ahora del Dr. Rodrigo Ordáz, él fue quien me inició para que escribiera todas mis experiencias y recuerdo cuando le contaba sobre las tragedias que veía, "…donde el hombre se hacía barro"; junto con su esposa Rosita, dedicaron su tiempo a filmar las lágrimas de cuando lloraba la Virgen y todos nos sentíamos impactados, pues sentíamos el sufrimiento de la Madre. La Madre los ha llevado a los dos a tener una misión hermosa con Jesús de la Misericordia y la han propagado por toda Margarita.

Otra persona que debo mencionar es el Dr. Enrique Aguilar, alguien realmente especial, porque estuvo desde el primer momento conmigo; él sufría mucho cuando la Virgen lloraba, fue un fiel compañero durante muchos años, a la hora que fuera que yo tenía los estigmas, él dejaba de hacer lo que estaba haciendo y nos acompañaba. Quedaron notas escritas de su seguimiento médico de 7 años de atención, la Madre lo escogió para esta misión porque es un hombre piadoso, de intensa fe, con una hermosa familia al cual tengo mucho que agradecerle, siempre rezo por él y lo llevo en mi corazón.

Un día que yo estaba sufriendo mucho porque tenía mucho dolor, él le pidió a la Virgen sentir un poco lo que yo sentía y cuando me inyectó, sintió un fuerte dolor tan intenso en todo el cuerpo que quedó pegado a la pared, fue cuando me confesó que le estaba pidiendo a la Madre sentir algo que yo sentía y la Madre como siempre generosa, lo complació.

En este despertar que tuve en la fe, en este encuentro con María y Jesús, él fue el mejor guía. Un día fuimos al Carmelo del Claustro a ver una monjita muy mayor, nunca olvidaré los ojos azul cielo, cristalinos y hermosos de esa monjita, se estaba muriendo pero tenía la felicidad y la pureza y eso era lo que el Dr. quería que yo viera, fueron muchos, muchos los momentos gratos que pasé con él, también algunos difíciles. Le doy las gracias a la Virgen por haberlo puesto a mi lado.

"María, siempre María", palabras de la Virgen cuando se refiere a María Mata, es como una gran flor que tiene un aroma inmenso, generosa, su tiempo se le va en dar, en ayudar a los ancianos, le lleva comida a los indigentes, es una persona obesa y sin embargo, nunca le oí una queja; cada vez que alguien la llamaba ella estaba allí para responder: cuando no era en una canastilla, era una bolsa de comida, era conseguir algo para alguna de las iglesias, madre sustituta del padre Alberto Mata, tenía tiempo para todo, era como milagroso.

En mis momentos de sufrimiento se sentaba a acariciarme la cabeza, me tocaba las espinas y rezando, siempre rezando, cuanto me aliviaba esas oraciones que hacían todas. María es fuera de serie, me quedaría corta al describirla, es un personaje, alguien que tiene la gracia de la generosidad y mucho amor para dar, quedó viuda joven y crió a sus 5 hijas… ¿quién no ha comido una torta hecha por María Mata?, ¡ay María siempre María, cuanto te amo!.

Diana, la serena, la centrada, la vi llorar abrazando el cuadro de la Virgen como una niña pequeña aferrada a su madre, dulces encuentros en la casa, conversaciones amorosas sobre el regalo que le había hecho la Virgen en un encuentro con Ella y con todos nosotros. Quiero mucho a Diana, ha sido incondicional conmigo, me ha cuidado, me ha defendido, realmente pasamos momentos muy hermosos, en su casa y en la mía, su esposo Mauricio le tenía terror a mis adivinanzas que hacíamos en los juegos cuando era el cumpleaños de cualquiera de nosotros, hombre de fe, hermosa pareja, con unas hijas lindas, a quien el encuentro con la Virgen les hizo crecer y les dio esa oportunidad de sentir algo inexplicable como es el amor de Ella, muchas fueron las veces que estuvo a mi lado cuidándome.

Mirna… para mí Mirna es alguien especial, desde el primer momento comprendió que yo era un ser normal. Un día en una conversación en la floristería me hizo abrir los ojos, ella no se imagina hoy en día cuanto me ayudo esa conversación, tiene una familia muy hermosa además de sus hijos, sus padres, su hermanos y sobre todo la cualidad mas grande que tiene Mirna es que es sincera, pura en sus apreciaciones, siempre ha estado a mi lado, se tuvo que ir de la isla por cuestiones de trabajo y cuanto la extrañamos; recuerdo que una tarde estando en el inicio del proceso de los estigmas, estando todos reunidos en la orilla de mi cama, ella me tenía la mano en la cabeza y en ese momento entró la energía del Señor y pasó a través de su mano, temblaba, fue muy grande lo que sintió.

Muchas veces me acompaño a las cosas que a mi me gustaban hacer, sin juzgar, sin criticar y sin señalar, solamente dando su tiempo y su afecto. Tuvimos muchos momentos gratos y hoy le doy las gracias a la Virgen porque ella fue parte de ese equilibrio que yo necesitaba.

Mí querida Maritza, la Virgen quiso que fuera ella por algún tiempo encargada de la floristería, nos dio la oportunidad de compartir en la misma, nunca decía que no, nos llevaba a todas partes sin discutir, alegre, servicial, reza con una gran devoción, llevó a muchas personas a ese encuentro con María; fueron muchas las horas que pasó a mi lado, cuidándome, atendiéndome, rezando, ama profundamente a la Virgen y como todas nosotras la encontró en ese Su Lugar Sagrado. Maritza fue refrescante en esos años, una hermana, una amiga, como no quererla, como dejarla sola, ¡imposible!.

En estos días la vi cuando estuve en Margarita, fui a su casa a almorzar y fue tan grato recordando aquel día que se le escarchó el techo, una viga del techo de madera se le lleno totalmente de escarcha. En su casa hubieron reuniones de cumpleaños que disfrutamos tanto… gracias Madre por poner a Maritza en mi vida.

Marino Fermín fue por curiosidad, como casi todos, a la floristería, donde mas nunca pudo volver a salir, su encuentro con la Virgen fue maravilloso, lo llevó a ser un hombre de fe y tengo gratos recuerdos de esos momentos que compartíamos. Hoy en día se consagró también a la Virgen del Carmen, está dedicado en la iglesia y se consagró por entero. Está muy unido a Alba, es su confidente… lo que me llena de paz es ver que a través de ese maravilloso milagro que fueron las lágrimas de sangre de la Virgen, muchas personas han tomado el camino hacia Dios.

Carolina entró a la floristería cuando la Virgen estaba llorando, recuerdo que estaba Rodrigo Ordáz, Rosita y el Dr. Aguilar y ella sin conocerme, me llevó a su casa. Hoy por hoy comprendí que fue un abrazo que nos dio la Virgen, es una de mis hijas amadas, incondicional, respetuosa, nunca oí de sus labios una crítica, una censura a nadie, es muy reservada con su vida personal, lo cual yo respeto.

Su misma timidez la hace a veces parecer como antipática, cuando es todo lo contrario, es toda bondad y generosidad, ella sabe que yo la amo, que la cuido y que en mi cada día está en mis oraciones hacia ella y yo sé, que ella está conmigo. Otro regalo más que me dio la Madre, una amistad plena, sincera, irrompible, que ni siquiera las malas lenguas típicas de un lugar pequeño como es un pueblo, pudieron separarnos.

¡Gladys Duben, mi Marrrrrgariteña preferida! es un personaje, me ha sido fiel desde el primer día, me sonrío al pensar en ella, cuanto apoyo me dio cuando me aparecieron las primeras escarchas y fueron delante de ella, cuanto apoyo me dio y me sigue dando.

Solamente por ver a Gladys es un placer ir a Margarita, ya tiene sus años, está refunfuñona (sin embargo hasta le queda bien), fuma como un carretero y tiene una tos, mas la amo… espontánea como nadie, no las piensa para decir las verdades, otra incondicional y como dirían los jóvenes: una fan. Para mi es como una madre y me llena de alegría saber que en cada Rosario ella está presente. Su hija y su nieta son muy lindas, en su juventud fue una gran guerrera y en su vejez es una dama, que la Virgen siempre me la proteja y me la cuide.

Carmen sol, la primera vez que la vi en la floristería me llamó la atención su dulzura, una mujer muy linda físicamente, estaba realmente impresionada, y muchas veces la he visto llorar ante el cuadro de la Virgen; cuando conoció a Harold que es su esposo, se casaron en la isla y ella se escarchó toda en la boda, por razones ajenas a mi voluntad no pude estar en ese día, estaba fuera del país.

Ella me ha cuidado, he recibido mucho, mucho amor de su parte, otra incondicional, forman una pareja hermosísima, están atravesando en este momento situaciones difíciles, como todos en el país y sin embargo, se refugian en la Virgen, fue a través de esa entrada en la floristería que ella encaminó su vida y su matrimonio a Dios, es otra de mis hijas amada, me pide la bendición cada vez que me llama.

A veces tengo la nostalgia y quisiera estar un poco mas cerca de ella, pero vive en Pariaguán, pero estamos juntas casi todo el tiempo a la distancia de una llamada por teléfono, la tengo en mis oraciones como se que ella me tiene en las suyas. Vino para la consagración de Alba, siempre quiere estar en los momentos de cualquiera de nosotros, es muy generosa.

Rossi Macció, cuantas cosas bonitas pasamos juntas, confiaba plenamente en ella, era mi confidente, una linda persona, está en una búsqueda incesante de Dios y de la Virgen… cuando veo a un pájaro de hermoso plumaje posado sobre una rama, me acuerdo de Rossi, pues salía volando mas siempre regresaba, es mi amiga, ya que me comprendía en los momentos en que yo necesitaba ser un poquito mas humana, sin ser juzgada, ni censurada y yo le comprendía a ella sus debilidades y sus flaquezas, y juntas nos dábamos apoyo. Tiene un gran corazón, ama a sus padres, trabaja para el Hospital San Juan de Dios en obras sociales, es como una rosa que para llegar a ella hay que brincar las espinas, mas nunca olvido el aroma de esa rosa que me apoyó en los momentos mas difíciles. Fue la que estuvo conmigo cuando tuve que embalar para venirme a Caracas. Rossi, mi pequeña Rossi.

Recuerdo cuando Isa me llevo a Carlos a la floristería, estaban saliendo; Isa tenía varios años de viudez y en el momento en que se hincaron a rezar ante el cuadro de la Virgen en el reclinatorio, pude ver que una inmensa luz los envolvía y supe que ese era el hombre que Dios le había mandado y se lo hice notar. Ya tienen 5 años de casados y son muy felices.

Isa fue a la floristería desde los inicios, era discreta, se acercaba a los Rosarios y poco a poco se fue convirtiendo en una hija muy amada, podría decir muchas cosas de Isa y Carlos, su acercamiento a Dios y a la Virgen, aunque Carlos ya era diácono de la Iglesia, he compartido su sufrimiento porque no pueden comulgar; Carlos tenía años divorciado pero el vio a Isa por primera vez entrando a la Iglesia y dijo: "esa va a ser mi mujer"… Dios movió sus hilos de una manera sutil para que se encontraran y así fue. Su casa es como mi casa, hago retiros en la misma donde encuentro mucha paz, los quiero mucho, siempre los tengo en mis oraciones. Han tenido en su casa manifestaciones maravillosas, están llenos de amor y paz.

Teolinda… pequeña en estatura y gigante en amor y bondad. La conocí mucho antes de la manifestación de la Virgen, fue un encuentro donde aprecié su entereza, su nobleza; era una juez muy temida ya que no se dejaba comprar, me devolvió la credibilidad en la justicia venezolana. Recuerdo que Alba y yo le fuimos a llevar una imagen de la Virgen del Valle al tribunal, ya había terminado la hora de trabajo, cuando sale uno de los abogados a decirnos: "…ya la juez terminó y no puede recibir a nadie"; con una seriedad y un respeto, le dije: "…dígale que es Rosaura y Alba, que vinimos a traerle la Virgen".

Claro, nosotras conocíamos a la amiga, a la bromista, a la que siempre tiene un chiste en la boca y encontrarnos con ese despliegue de seguridad y respeto, nos impactó. Cuando entramos que ella vio a la Virgen, se puso a llorar como una niña y me acuerdo que todo el personal nos miraba como asombrados.

Son muchos años de amistad, de respeto, de afecto, donde me he involucrado con su familia, su esposo Mario y sus hijos, un hogar sólido basado en el respeto, la moral y sobre todo el amor. Mi pequeña gran juez, cuanto la amo, incondicional, siempre a mi lado, cada vez que le tocaba cuidarme, lloraba, de una sensibilidad impresionante… Dios me la bendiga y me la proteja siempre, que yo siempre estaré con ella. Te quiero Teolinda.

Recuerdo que un día Matilde preguntó a todos los que estaban rezando en el cuarto (yo tenía los estigmas) ¿por qué no le hacen preguntas a la Virgen?, y tenía una libreta con su bolígrafo. Cuando se inició el proceso, todos esperaban que Matilde preguntara algo, mas fue tanta su emoción que no pudo preguntar nada, quedó prendada.

¿Por qué la dejé al final de está lista?... Porque se dice que lo último será lo primero, aunque realmente no la realice con un orden preestablecido mas, si deje a Matilde para cerrar con broche de oro. Amiga incondicional, nunca se hizo eco ni de rumores ni de cuentos, siempre nos apoyó a todos con su periódico, siempre ha estado a mi lado en las buenas y en las malas, mi amiga, mi compañera, la que me comprende, con la que hoy en día a pesar de la distancia seguimos unidas en una profunda y verdadera amistad.

A veces parece frágil mas, es fuerte, firme, de principios sólidos, muy buena madre, muy buena hija y por lo tanto esposa, con una gran fe en Dios y en la Santísima Virgen. Yo sé que si extiendo la mano buscándola, ella extenderá su mano hacia mi. La Virgen dijo en una oportunidad: "…extiende tu mano y Me encontrarás", en ese momento me acordé de Matilde. Dios la bendiga, que la Virgen me la cubra con Su manto a ella y a todos los que están en esta lista.

Hoy en día hay muchas personas cercanas a mi, maravillosas, de las cuales podría decir muchas cosas, por ejemplo: Toña Granados con su voz cantándole a la Virgen, su constancia y su amor; América Blanco, cuyo sentimientos van mas allá del amor, Anaika Marin, compañera ideal en los retiros con su amor desprendido hacia la Madre… creo que tardaría días hablando de las personas amorosas que la Virgen me ha puesto a mi lado. Le agradezco infinitamente a la Madre habérmelos colocado a todos a mi lado:

Alba M. Rodríguez Duben.
Dr. Rodrigo Ordáz y Rosita de Ordáz.
Dr. Enrique Aguilar y Familia.
María Mata Quilarte
Diana Sulbarán
Mirna Rivera
Maritza Rodríguez
Marino Fermín
Carolina Lehman
Gladys Duben
Carmen Sol Mejias y Harold Colmenares
Rossi Macció
Isa Santaella y Carlos kubler
Teolinda Fuentes y Familia.
Matilde Robinson y Familia.